elemento agua signos zodiaco

ELEMENTO AGUA


Los signos que pertenecen al elemento agua son: Cáncer, Escorpio y Piscis. Todos los signos de agua son negativos (introvertidos).

El elemento agua simboliza el sentimiento, la sensibilidad, la receptividad, la emoción, los dones artísticos y el romanticismo pero, en sentido desarmónico, representa la susceptibilidad, la tristeza, la timidez, el sentimentalismo y la pasividad.

El tipo superior del elemento agua es apacible, comprensivo, cariñoso, poético, moldeable, acogedor, caritativo y sensible emocionalmente.

El inferior es apático, rezongón, aquejado, absorbente en lo emocional, inestable de carácter, sentimentalón y débil de voluntad.

El agua es el tercer elemento por orden de densidad de menor a mayor. Es poco compresible (algo tozudo) y amoldable al recipiente (adaptable).

En lo espiritual simboliza la unión psíquica entre el sujeto y el objeto o entre las personas.

Es el agua de la sensibilidad que necesitamos beber con medida para no deshidratarnos (resecarnos sentimentalmente) ni sufrir un ahogo (exceso de sentimentalismo). Ese agua pura, limpia y transparente es necesaria para la vida psico-emocional. Por el contrario, las aguas sucias, putrefactas o turbulentas son un peligro para la armonía sentimental aunque, a veces, necesarias. Aquí vienen a cuento dos refranes: “agua que no has de beber déjala correr” y “después de la tormenta viene la calma”.

El elemento agua representa el sentimiento y la sensibilidad artística, así como su expresión y manifestación.

Las pruebas de la vida propias del elemento agua son las que crean susceptibilidad, pesar psíquico, desequilibrio emocional, desengaños sentimentales, fracasos amorosos, confusión psíquica interna, separación del ser querido, pena, preocupación por una persona amada y sensación de desprotección afectiva personal.

Las vivencias felices generadas por el elemento agua son Las que producen equilibrio emocional, cariño, satisfacción sentimental, sensación de protección, intimidad, creatividad artística y unión con los seres queridos.


El aspecto humano corresponde a los sentimientos, estados de ánimo y deseos.

Es el mundo de carácter subjetivo y receptivo. El agua mezclada con el elemento tierra, también magnético y receptivo (-), forma el barro moldeable.

El elemento agua sintoniza con el estado que se vive durante el sueño.

Los estados de ánimo de deseo y temor son muy importantes en el elemento agua, cuya vida puede ir siempre, si no se fortalece, del polo de la satisfacción al de la insatisfacción, y viceversa. Igual que el cuerpo físico se alimenta de materia física, el cuerpo emocional y astral necesita energía psíquica y, dependiendo de cómo la cree y de dónde la tome, se sabrá con qué tipo de persona de agua nos encontramos.

Por ello, para este elemento el mundo material está a veces huido de él o, al revés, el ser de agua huido del mundo terrestre. Esto sucede en dos vertientes: escapando de la realidad o, de forma más equilibrada, asimilando la realidad de manera romántica.

Este tipo humano se mueve entre los polos del miedo y la esperanza y, a veces, ahonda todo lo posible en los sentimientos placenteros y dolorosos. El elemento agua conforma a un ser romántico y soñador, que, refugiado en su vida imaginativa, tiene tendencia a rehuir los obstáculos y a seguir siendo niño el mayor tiempo posible.

Su vida amorosa es diferente a la del elemento tierra que, sobre todo, se basa en la sensualidad. En cambio, el amor acuático es nostálgico, poético y dependiente.

En su apreciación artística, el tipo de agua es romántico y subjetivo, ante el clasicismo del terrestre.

En lo moral, el acuático juzga de acuerdo al trasfondo psíquico y al conflicto interno, más que al hecho en sí.

  • 3753